Proyecto Arena

El proyecto Arena nace de las ganas de ayudar y en la ilusión de creer que si todos aportamos un granito de arena podremos cambiar el mundo.

Todo surge cuando Andrea Garcia, una chica a la que le hace feliz ayudar y lleva años haciendo voluntariado por la zona en la que vive, decide hacer un voluntariado en otro continente.

Andrea quería ir a la isla Mfangano y poder aportar el máximo de ella, es por ello que ha querido utilizar todos los medios que están a su alcance para poder conseguir a los niños de la Asociación Índigo todas las cosas necesarias para su día a día, como una instalación de agua, unas mosquiteras, libros, entre otros.
Es en ese momento cuando decide, junto a su padre y SANED, una empresa de catering para escuelas, vender camisetas y recaudar la mayor cantidad posible para poder ayudar a la Asociación Índigo.

Es un proyecto vivo, un proyecto que irá creciendo conforme cada uno aporte su granito de arena.

Quizás el mundo que queremos cambiar es el de unas personas en concreto y está en un sitio muy concreto, pero después de este proyecto conseguiremos que el mundo de los 150 niños que viven en la Asociación Índigo sea mejor de lo que era.